domingo, abril 11, 2010

UNAS PULSERAS Y UN GRAN ARTÍCULO




¡Hola chic@s! os pido disculpas por no haber pasado por el blog, os agradezco de corazón, a las que os habeis interesado en mi ausencia, pero solo es falta de tiempo, pues ya os lo he dicho muchas veces, cada día me cunde menos, iremos poco a poco.


Os pongo un par de pulseritas que hice, tengo alguna cosilla más pero no he podido fotografiarlas así que de momento con esto empiezo.




Os dejo un artículo de Leopoldo Abadía, que creo que deberiamos leer todos, al menos a mí, me ha parecido que dice verdades como puños.







¿Qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos? Me importa muy poco
Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos. Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que “Dios les coja confesados”.
Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación.
En muchas conferencias, se levanta una señora (esto es pregunta de señoras) y dice esa frase que me a mí me hace tanta gracia: “¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?” Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya está crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir “¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?”
Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido: “¡y a mí, ¿qué me importa?!” Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.
Yo era hijo único. Ahora, cuando me reúno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64.
Mis padres fueron un modelo para mí. Se preocuparon mucho por mis cosas, me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz…y me exigieron mucho.
Pero ¿qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:
1. La guerra civil española
2. La segunda guerra mundial
3. Las dos bombas atómicas
4. Corea
5. Vietnam
6. Los Balcanes
7. Afganistán
8. Irak
9. Internet
10. La globalización.
Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin pensar. Si pienso un poco, escribo un libro. ¿Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? ¡Si no se lo podían imaginar!
Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante: intentar darme una muy buena formación . Si no la adquirí, fue culpa mía.
Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.
A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales,…Lo que por ahí se llama “buena gente”.
Porque si son buena gente harán un mundo bueno. Y harán negocios sanos. Y, si son capitalistas, demostrarán con sus hechos que el capitalismo es sano. ( Si son mala gente, demostrarán con sus hechos que el capitalismo es sano, pero que ellos son unos sinvergüenzas .)
Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación: que sepan distinguir el bien del mal, que no digan que todo vale, que piensen en los demás, que sean generosos…En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.
Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho más qué hijos íbamos a dejar a este mundo.
A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar. Y volví a darme cuenta de la importancia de los padres . Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.
Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de Historia de mi pueblo (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas.
Pero lo fundamental es lo otro: los padres. Ya sé que todos tienen mucho trabajo, que las cosas ya no son como antes, que el padre y la madre llegan cansados a casa, que mientras llegan, los hijos ven la tele basura, que lo de la libertad es lo que se lleva, que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado. Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, no hagamos NADA.
P.S.
1. No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres.
2. Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles las notas que sacaba su padre cuando era pequeño.
3. Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles.


Os deseo una buena semana para tod@s, besitos.



22 comentarios:

Vicenti dijo...

Mar me encantaron las dos pulseras que hiciste,no paras!!!y estupendo el articulo que nos has dejado,tiene más razón que un santo,estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dice,gracias por todo,muchos besoss

MªJosé dijo...

Hola wapa!preciosas las pulseras!!y el artículo muy pero que muy interesante.
Un besito!y que por mucho que te ausentes, te esperamos siempre con los brazos abiertos!

mary (metemaritt) dijo...

Hola Mar! la verdad es que el articulo no tiene desperdicio, y las pulseras son divinas. Un beso.

LOLA dijo...

hola Mar , las pulseras son preciosas y del articulo ¿que te puedo decir? pues eso que tiene razon.
Besos
lola

Las Creaciones de Boricua dijo...

Las pulseras son bellas!!!
besines!!!

El taller de yol dijo...

Muy bueno el articulo. Y que decir de las pulseras.... que son preciosas,que da mucho gusto hacerlas porque el resultado es fantastico. A mi me encanta hacerlas. Un beso.

Lourdes dijo...

Uff, pues sí que dice verdades como puños, sí.
Y además, que sí, joé, que tiene razón. Que dependiendo de la gente que haya en el mundo, así irá el mundo.
Y claro, a esa gente hay que formarla y enseñarla a ser personas desde que son críos...
Anda que no!



Besos, Mar!

Bego dijo...

Hola Marcita

El artículo dice verdades como puños . Educar no es fácil pero hay que intentarlo y hacer de nuestros hijos personas de bien que los puedan describir el dia de mañana por ser "buena gente"...... con eso me sentiría mas que orgullosa.

Las pulseras una preciosidad, como todo lo que tu haces.


Besinos mil mi niña.

Carmen dijo...

Hola guapa!!, me ha encantado el articulo, muy interesante y del todo cierto, hay que dar mas preferencia a ser buena gente.

Las pulseras divinas, me encantan !!! ya sabes que soy admiradora de tus trabajos.

Un besito fuerte

HADALUNA dijo...

Me han encantado tus pulseras y me ha gustado leer el articulo que nos han regalado,

Mil besitos.

mamen dijo...

Mar, como vas a tener tiempo, con tantas cosas como haces, me han encantado las pulseras son una preciosidad.
Y la carta de Leopoldo Abadia no tiene desperdicio, nosotros lo leemos, suele hablar de la crisis que hay que darle siempre la razon, me ha encantado, un beso amiga

Unicornio dijo...

Si, señora, un gran articulo con mucha sabiduria, gracias por enseñarnoslo!!!!
Los colores de tus pulseras son divinos, especialmente la combinacion de la primera,
Besitos.

...con cariño dijo...

preciosas tus pulseras ,muy originales y gracias por el artículo muy bello,cariños pame.

Gema Becerril dijo...

Guauuuu!!! ¡Que colores más preciosos has combinado Mar! Me encanta como te han quedado estas pulseras. Un besin wuapa!!

ILUSION dijo...

Hola Mar,,,gracias por compartir este interesante artículo,,, y las pulsera muy lindas!!!!!Besitos y feliz semana!!!

ireneli dijo...

las pulseras están divinas,niña.
El artículo está genial,dice unas verdades que no podemos esconder!!! besitos.,

Aida dijo...

Las pulsras me encantan!!!
El articulo muy bueno.
Besitos.

mirta dijo...

HOLA MAR:
Que lindas y finas esas pulseras,de lo que es bijouterie es lo que mas me gusta usar.
El articulo,hay alli muchas verdades y mucha sabiduria...yo tambien pensaba hace dias en todo eso...en formar a las personas desde niños...a dejarles cosas morales y espiriruales para hacer un mundo libre y en paz...pero lamentablemente,se piensa mucho en lo material,y eso nos aleja de muchas cosas,hasta de estar con nosotros mismos.
Te mando un furte abrazo y gracias por tus lindas palabras en mis blogs♥

Pilar dijo...

Mar, preciosa... Ese artículo no tiene desperdicio. Siempre he pensado que la tarea de educar a los hijos es de los padres y desde que están en la cuna.
Es un trabajo agotador, pero el resultado, merece la pena.
Lástima que hayan tan malas influencias, porque ponen obstáculos que a veces son muy complicados saltar y es difícil alcanzar los objetivos esperados.
Las pulseras, preciosas !!! son una joyita, como tu, cielo, que vales un montón.
Mar, quiero que sepas que no me olvido de ti, mi niña. Es un mal momento, que tarde o temprano, pasará...
Un abrazo grande y mi cariño.

Pilar

Mar dijo...

Chiquilla, que manera de hacernos pensar... me ha encantado pues tiene toda la razón, y las pulseras preciosas, bueno a ver algo que tu no hagas bien vamos....
No te importa si me lo llevo para ponerlo en mi blog cuarentaytantos?
Un beso cariño

BESARANA dijo...

Hola Mar:
¿Qué tal corazón?
Como dices no tienes mucho tiempo de dedicarte a los blogs, no te preocupes porque yo sé que andáis por ahí siempre, yo voy por el mismo camino con mis agobios diarios y en ocasiones a contrareloj.
Mis compañeros de trabajo siempre me dicen que llego corriendo..., y es que me lío, me lío.
Y la verdad me gusta vivir así, haciendo cositas y entretenida, jejeje...

Las pulseras te quedaron preciosas, y el artículo está genial.
Muchos besinos.
Rosi.

CARMEN dijo...

Mar, las pulseras son preciosas.
Y el artículo esta muy bien, dice muchas verdades y todos deberíamos pensar un poco más en las cosas que hacemos.

besitos y feliz finde