jueves, noviembre 20, 2008

¡¡¡NO A LA VIOLENCIA!!! Y DIOS ME HIZO MUJER.

Me lo mandaron hace un tiempo, pero hoy una amiga me lo volvió a enviar y me pareció oportuno ponerlo, ojalá podamos terminar con cualquier tipo de violencia y en especial la que va contra cualquier ser humano indefenso.



¡¡¡¡NO A LA VIOLENCIA!!!, besitos.


Carta a un maltratador










Fernando Orden Rueda 2º de Bachillerato, de Ciencias de la Salud. IES Bioclimático, de Badajoz. II Premio del II Concurso Nacional 'Carta a un maltratador', convocado por la Asociación 'Juntos contra la violencia doméstica'






Para ti, cabrón: Porque lo eres, porque la has humillado, porque la has menospreciado, porque la has golpeado, abofeteado, escupido, insultado… porque la has maltratado. ¿Por qué la maltratas? Dices que es su culpa, ¿verdad? Que es ella la que te saca de tus casillas, siempre contradiciendo y exigiendo dinero para cosas innecesarias o que detestas: detergente, bayetas, verduras… Es entonces, en medio de una discusión cuando tú, con tu 'método de disciplina' intentas educarla, para que aprenda. Encima lloriquea, si además vive de tu sueldo y tiene tanta suerte contigo, un hombre de ideas claras, respetable. ¿De qué se queja?


Te lo diré: Se queja porque no vive, porque vive, pero muerta. Haces que se sienta fea, bruta, inferior, torpe… La acobardas, la empujas, le das patadas…, patadas que yo también sufría.
Hasta aquel último día. Eran las once de la mañana y mamá estaba sentada en el sofá, la mirada dispersa, la cara pálida, con ojeras. No había dormido en toda la noche, como otras muchas, por miedo a que llegaras, por pánico a que aparecieses y te apeteciera follarla (hacer el amor dirías) o darle una paliza con la que solías esconder la impotencia de tu borrachera. Ella seguía guapa a pesar de todo y yo me había quedado tranquilo y confortable con mis piernecitas dobladas. Ya había hecho la casa, fregado el suelo y planchado tu ropa. De repente, suena la cerradura, su mirada se dirige hacia la puerta y apareces tú: la camisa por fuera, sin corbata y ebrio. Como tantas veces. Mamá temblaba. Yo también. Ocurría casi cada día, pero no nos acostumbrábamos. En ocasiones ella se había preguntado: ¿y si hoy se le va la mano y me mata? La pobre creía que tenía que aguantar, en el fondo pensaba en parte era culpa suya, que tú eras bueno, le dabas un hogar y una vida y en cambio ella no conseguía hacer siempre bien lo que tú querías. Yo intentaba que ella viera cómo eres en realidad. Se lo explicaba porque quería huir de allí, irnos los dos…Mas, desafortunadamente, no conseguí hacerme entender.



Te acercaste y sudabas, todavía tenías ganas de fiesta. Mamá dijo que no era el momento ni la situación, suplicó que te acostases, estarías cansado. Pero tu realidad era otra. Crees que siempre puedes hacer lo que quieres. La forzaste, le agarraste las muñecas, la empujaste y la empotraste contra la pared. Como siempre, al final ella terminaba cediendo. Yo, a mi manera gritaba, decía: mamá no, no lo permitas. De repente me oyó. ¡Esta vez sí que no!–dijo para adentro-, sujetó tus manos, te propinó un buen codazo y logró escapar. Recuerdo cómo cambió tu cara en ese momento. Sorprendido, confuso, claro, porque ella jamás se había negado a nada.


Me puse contento antes de tiempo.




Porque tú no lo ibas a consentir. Era necesario el castigo para educarla. Cuando una mujer hace algo mal hay que enseñarla. Y lo que funciona mejor es la fuerza: puñetazo por la boca y patada por la barriga una y otra vez…



Y sucedió.



Mamá empezó a sangrar. Con cada golpe, yo tropezaba contra sus paredes. Agarraba su útero con mis manitas tan pequeñas todavía porque quería vivir. Salía la sangre y yo me debilitaba. Me dolía todo y me dolía también el cuerpo de mamá. Creo que sufrí alguna rotura mientras ella caía desmayada en un charco de sangre.


Por ti nunca llegué a nacer. Nunca pude pronunciar la palabra mamá. Maltrataste a mi madre y me asesinaste a mí.



Y ahora me dirijo a tí. Esta carta es para tí, cabrón: por ella, por la que debió ser mi madre y nunca tuvo un hijo. También por mí que sólo fui un feto a quien negaste el derecho a la vida.


Pero en el fondo, ¿sabes?, algo me alegra. Mamá se fue. Muy triste, pero serenamente, sin violencia, te denunció y dejó que la justicia decidiera tu destino. Y otra cosa: nunca tuve que llevar tu nombre ni llamarte papá. Ni saber que otros hijos felices de padres humanos señalaban al mío porque en el barrio todos sabían que tú eres un maltratador. Y como todos ellos, un hombre débil. Una alimaña. Un cabrón.













Y DIOS ME HIZO MUJER





Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo,

ojos, nariz y boca de mujer.

Con curvas y pliegues

y suaves hondonadas

y me cavó por dentro,


me hizo un taller de seres humanos.


Tejió delicadamente mis nervios


y balanceó con cuidado


el número de mis hormonas.


Compuso mi sangre


y me inyectó con ella


para que irrigara


todo mi cuerpo;


nacieron así las ideas,


los sueños,el instinto.


Todo lo creó suavemente


a martillazos de soplidos


y taladrazos de amor,


las mil y una cosas


que me hacen mujer


todos los días


por las que me levanto orgullosa


todas las mañanas


y bendigo mi sexo.

(Gioconda Belli)





23 comentarios:

Sandra... dijo...

Qué lindo!! Y sí, por suerte nos tocó nacer mujeres no??
Besotes mar, buen día!

mariajose dijo...

amiga Mar,todas seguro estamos contigo en esa lucha contra el maltrato a las mujeres,tambien a los niños y a los animales,las personas que hacen eso no son personas son energumenos sin corazon...
que bonito poema
un beso desde MENORCA

Lourdes dijo...

Preciosa carta y precioso poema, Mar!!!
Mira, mira! La carne de gallina y tó, joé.

Y sí, Sandra tiene razón: Que suerte que nos tocó ser mujeres..

Muchos besos, apañá.

Reyes dijo...

Pues a mi la carta no me parece preciosa, me parece muy triste. Besos

unicornio dijo...

Pocas cosas han calado tan dentro de mí como esa carta cuando hace unos días llegó a mi correo!!!!!!!
Pero amiga ante todo te diré que me siento muy orgullosa de ser mujer, porque podemos sentir una vida dentro de nosotras y eso nadie nos lo puede quitar y nada hay comparable a eso!!!!!
Besos wapísima!!!!!!

Norma dijo...

pues te digo mar que esta carta me entro al corazon fuerte y sincera y llena de pasion soy mujer y como unicornio dice soy feliz de poder dar vida a otro ser que maravilla el ser mujer
besitos

Sandra... dijo...

Mar... puede ser que ayer no estuviera la primer parte de este post?? Cuando yo entrè sòlo vì el poema de G.Belli..
Hoy entro y veo esa primer parte que habla del maltrato, pero ayer no habìa nada de eso!! Como fui la primera en comentar quizàs sea que estabas preparando el tema (???) o estoy totalmente loca de remate amiga!
Què tema este del maltrato.. creo que no hay peor forma de denigrar a una mujer y hacerla sentir mal!

Te mando un beso y que tengas un lindo finde Mar!!!

eli dijo...

Holaaaaaa prendaaaaaaa!!
Muchas gracias por tu comentario!! después de estos días malita se agradece un montón!!!
Ya estoy con lo del sorteo...para esta noche fijo que lo tengo hecho!!!
¡qué triste que exista este tipo de violencia, bueno, cualquier tipo de violencia...cómo indignan y entristecen estas cosas :(
Muchos, muchos besitos!!!! y un abrazo apretao y chillao!!

Bego(samira) dijo...

Ojalá que esta lacra social del maltrato genérico termine de una vez por todas elaborando leyes dónde el maltratador pague por el daño que ha hecho , y no como ahora, que mas o menos entran a la cárcel por una puerta y dos dias mas tarde salen por la otra.

Besitos desde el corazón Mar.

mar dijo...

¡Hola chic@s! me han dicho que porqué no contesto en el post bueno pues lo haré de aquí en adelante, yo contestaba en los blog pensando que la gente ya no volvia a leer el mismo post pero como veo que sí alla voy, y perdonad si a alguien no le contesté en su momento.

¡¡¡Feliz finde !!!, besitos.

mar dijo...

¡Gracias Sandra! es una gran suerte ser y sentirse mujer, besitos.

mar dijo...

¡Gracias María José! estoy contigo no son personas son lacras para la sociedad, el poema es precioso, tienes razón, besitos.

mar dijo...

¡Lourdes cariño! si t epone la carne de gallina es que tienes una sensibilidad especial, ojala se le removiesen las entrañas a esa gentuza.

Gracias por visitarme, besitos.

mar dijo...

¡Reyes cariño! es que cuando Sandra contestó aun no estaba puesta la carta, solo el poema, por eso comentó que qué bonito, desde luego que es triste y que no debería existir, besitos.

mar dijo...

Alex, yo la había leido hacía tiempo y me tocó mucho y ahora al volver a recibir la tuya fue cuando me animé a ponerla porque creo que aquí puede llegar a más personas y entre todas aportar un granito de arena para que nunca más vuelva a ocurrir.

Desde luego que no hay nada, comparable a la maternidad, besitos.

mar dijo...

Desde luego Norma, debemos sentirnos orgullosas de ser mujeres y aunque se refieran a nosotras como el sexo débil, creo que tenemos una grandeza especial y aunque despacito y sin hacer ruido podemos hacer mucho bien a la sociedad.

¡Gracias por visitarme y escribir!, me llena de satisfacción cuando leo un comentario , besitos.

mar dijo...

¡Sandrita mi niña! ya te conteste en tu blog, tranquila cariño que ya lo explique, se debieron cruzar el comentario y el post, estás perfectamente lucida y además creo que tienes muy claras las ideas y nos ayudas mucho con tus comentarios.

Gracias por ser así, besitos.

mar dijo...

Eli cuanto me alegro que ya estés mejorcita y si ya vi el sorteo, me tronché de risa, que imaginación tienes jamia da gusto.

A ver si erradicamos entre tod@s esa lacra de la violencia a cualquier nivel y contra cualquier ser.

Cuidate mucho, besitos.

mar dijo...

¡Gracias Beguito! cuanta razón tienes ojalá cambien las leyes y de verdad pague el verdadero culpable y no tengan que tener miedo las pobres mujeres que no puedan ni denunciar por si al dia siguiente se lo encuentran de cara.

¡Feliz finde preciosa!, besitos.

LesLie dijo...

Hola Mar! Cariño que ya estoy de nuevo por aquí!. Tu no paras, siempre sorprendiendome, acabo de ver todas las cosas que me he perdido.Es verdad que hay que dedicarnos más tiempo para nosotras.. menos mal que somos mujeres.Tengo amigas que me dicen que si volvieran a nacer serían hombres, porrque ellos lo tienen todo más fácil. Yo pienso que el ser mujer es una virtud que no la tiene nadie, aunque a nosotras las cosas nos cueste más, vamos aprendiendo en esta vida. Las mujeres nos tenemos que querer más y sabernos valorar.Un abrazo guapa ahh y que me encanta la foto que sales con tu perrito

mar dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Leslie, debemos aprender a querernos y valorarnos más, es maravilloso ser mujer aunque es verdad que aun nos queda mucho camino por recorrer para valorarnos y que nos valoren.

Me alegro muchísimo que ya estés de nuevo en marcha, gracias por tu visita, besitos.

Lidia Luz dijo...

Querida Mar, gracias por tan importante post!!
Un hermoso fin de semana de Paz y Amor!!! Gracias cariño por todo!!!
De tu amiga que te quiere, um grande beijo,
Lidia

mary dijo...

Que carta mas fuerte!! Sobran las palabras. Todo ya esta dicho.